Sin duda alguna, es Morelia una de las más bellas ciudades mexicanas. Su incomparable arquitectura es un marco colonial, señorial, elegante y orgulloso donde día tras día se desarrollan actividades culturales y tradicionales festivales gastronómicos.  Cada esquina, cada uno de sus acogedores patios y cada uno de esos especiales y recónditos rincones coloniales de la antigua Valladolid es digno de ser visitado.